728 x 90

Expertos del INTA trabajan para mejorar el tamaño de los granos de trigo

Expertos del INTA trabajan para mejorar el tamaño de los granos de trigo

Fuente On24 La edición genética, una técnica de biotecnología moderna que permite realizar modificaciones precisas en el ADN, está siendo utilizada para mejorar las características de los cultivos. Un equipo de investigación del Instituto de Genética y de la Estación Experimental Agropecuaria Marcos Juárez, Córdoba, del INTA, ha empleado la tecnología CRISPR/Cas9 para editar el

Fuente On24

La edición genética, una técnica de biotecnología moderna que permite realizar modificaciones precisas en el ADN, está siendo utilizada para mejorar las características de los cultivos. Un equipo de investigación del Instituto de Genética y de la Estación Experimental Agropecuaria Marcos Juárez, Córdoba, del INTA, ha empleado la tecnología CRISPR/Cas9 para editar el gen GW2, que interviene en la determinación del tamaño de los granos de trigo.

Los materiales resultantes de este trabajo no serán considerados Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y podrán ser tratados como productos de mejoramiento convencional. Ezequiel Bossio, referente del Laboratorio de Transformación Genética Vegetal del INTA, destacó la importancia de confirmar que las modificaciones genéticas se realicen en el sitio previsto y que sean heredables.

Bossio señaló que la edición genética busca mejoras agronómicas demandadas por los productores, solo posibles mediante biotecnología moderna. El trabajo se desarrolló durante todo el 2023, culminando con las primeras plantas regeneradas a fines de ese año en los laboratorios del INTA. A diferencia de estudios anteriores, esta investigación interrumpe específicamente la función del gen GW2, lo cual ha demostrado aumentar el tamaño de los granos en otras gramíneas.

Los productores demandan mejoras en el ciclo, la calidad, la sanidad y el rendimiento. Según la normativa vigente, los materiales resultantes no serán considerados OGM. Bossio afirmó que este trabajo contribuye a la productividad del cultivo y establece una nueva relación entre la biotecnología moderna y el mejoramiento genético convencional.

Micol Auteri, becaria doctoral, explicó que las plantas editadas fueron obtenidas mediante el sistema CRISPR/Cas9. Los vectores de edición fueron diseñados y ensamblados en los laboratorios del INTA y luego introducidos en las células de trigo mediante bombardeo de micropartículas. Las plantas viables fueron cultivadas y, tras la secuenciación e interpretación de resultados, se confirmó que la edición del genoma ocurrió en el sitio previsto.

El trabajo se realizó sobre los dos últimos cultivares de trigo inscritos por el programa de mejoramiento del INTA. Auteri mencionó que estos cultivares fueron recientemente inscritos en INASE y, para enero de 2024, ya se habían confirmado molecularmente plantas editadas. Los ensayos agronómicos comparativos para cuantificar el impacto sobre el rendimiento comenzarán en junio, con la campaña de trigo 2024-2025.

Dejanos tu comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *