728 x 90

Fertilizantes orgánicos: El INTA realizó un estudio sobre barrido de silos compostado en San Jerónimo

Fertilizantes orgánicos: El INTA realizó un estudio sobre barrido de silos compostado en San Jerónimo

Los estudios se realizaron durante los meses de abril y noviembre del 2021, en las instalaciones del Módulo Hortícola de la Estación Experimental INTA Concordia. El producto evaluado fue provisto por la empresa San Jerónimo Bio S.R.L., de la localidad de San Jerónimo Sud y se encontraba compostado en pilas de más de 1 año

Los estudios se realizaron durante los meses de abril y noviembre del 2021, en las instalaciones del Módulo Hortícola de la Estación Experimental INTA Concordia. El producto evaluado fue provisto por la empresa San Jerónimo Bio S.R.L., de la localidad de San Jerónimo Sud y se encontraba compostado en pilas de más de 1 año de antigüedad.

El barrido de silos o barrido de cereales, es un subproducto remanente de los acopios que tiene una composición variada y heterogénea. Puede estar constituida por granos de soja, maíz, girasol, trigo, maní, algodón, además de restos de cáscaras, ramas y hojas, también puede contener también tierra e insectos.

Los fertilizantes orgánicos se utilizan ampliamente para suministrar nutrientes y materia orgánica a los cultivos, para mejorar la productividad de los mismos y la fertilidad de los suelos. Aunque desafortunadamente, hay poca información sobre el nivel óptimo de fertilización para los distintos fertilizantes orgánicos y cultivos. Con el objetivo de poder generar información local confiable, se realizaron diferentes ensayos para evaluar la posible utilización del BDS como fertilizante en contenedores y a campo en cultivo de lechuga.

Con el objetivo de poder generar información local confiable, se realizaron diferentes ensayos para evaluar la posible utilización del BDS como fertilizante en contenedores y a campo en cultivo de lechuga.

Los resultados obtenidos permiten inferir que el BDS podría tener un uso agronómico, en planes de fertilización en cultivos a campo, como sustituto de la cama de pollo, en dosis de 3 a 3,5 kg/m2, adaptándose a cultivos agroecológicos u orgánicos. Sin embargo, será necesario profundizar los estudios, evaluando, entre otras cosas, el efecto a mediano y largo plazo sobre las características, físicas, químicas y biológicas del suelo. Respecto al cultivo en contenedores, las dosis recomendadas oscilan entre 5 y 15% del volumen BDS/tierra para su uso como fertilizante. Los resultados de los análisis y otras pruebas de laboratorio arrojaron una elevada conductividad eléctrica, escasa porosidad y baja retención de agua por lo que se descartó su uso como sustrato.

Dejanos tu comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *